A través de la fisioterapia pediátrica, mejoramos, mantenemos o corregimos, los problemas posturales o dificultades presentadas durante el  desarrollo.

Las técnicas que utilizamos facilitan el desarrollo motor de manera lúdica, mediante el juego y promueven la iniciativa del niño, siempre desde una perspectiva  profesional. Desde este enfoque psicomotor, se mejora el desarrollo mediante el movimiento.