Desde el ámbito educativo, fomentamos el desarrollo de las  capacidades lingüísticas-comunicativas y lecto-escritoras, fomentando el desarrollo de las percepciones sensoriales: auditiva, visual , propioceptiva motora, y otros procesos congnitivos como la memoria de trabajo, las funciones ejecutivas y los factores atencionales.

Se fomenta la correcta discriminación y uso de los sonidos del habla, el desarrollo de estructuras sintácticas correctas y de habilidades metalingüísticas como el manejo de la recursividad, la semántica y la pragmática del lenguaje.