Apoyándonos en unas bases tanto pedagógicas como neuropsicológicas, fomentamos el desarrollo de la capacidad de aprendizaje, la atención y la concentración, promoviendo destrezas para la organización, la planificación y la ejecución de tareas educativas, que precisan de una buena escucha activa, una memoria de trabajo eficaz, una velocidad de procesamiento competente y unas habilidades de razonamiento y deducción acordes a la edad.

 La motivación, el esfuerzo y la competencia, son fruto de una imagen saludable de nosotros mismos y que conseguimos a través de un óptimo desarrollo personal, social y adquiriendo competencias emocionales y creativas.