Dislexia con mirada de madre.

Dislexia con mirada de madre.

Por Tamara Corrochano Aranda, Reaprende

El pasado jueves tuve el placer de tener una charla de lo más constructiva con una educadora infantil brillante, Carmen Blanco, componente de la asociación Madrid con la Dislexia y, sobre todo, madre de un hijo con dislexia.

Carmen, como muchas otras madres y padres, no entendía cómo podía ser que todo el esfuerzo que estaba haciendo su hijo no era proporcional a los resultados obtenidos en el centro escolar al que asistía. No entendía como, sabiendo que su hijo tenía más que capacidad para adquirir conocimientos, le costaba tanto acceder a ellos. No entendía cómo habían llegado a un nivel de estrés y desesperación que hacía que llorasen los dos. No entendía como podía haberse convertido en una “madre horrorosa” –pensamiento de Carmen-.

Su hijo tenía dislexia. Carmen, por aquel entonces, no tenía ni idea de qué era eso y qué podía hacer para “curar a su hijo”.

Actualmente, es una madre más que aplicada, conocedora totalmente de la dislexia e investigadora de nuevos métodos de actuación, dispuesta en todo momento a ayudar y apoyar a familias cuyos componentes tienen esta dificultad y guiar a docentes en actuaciones eficaces de enseñanza y, junto a la asociación Madrid con la Dislexia, transmite una multitud de saberes, apoyos y recursos para niños y niñas con esta dificultad.

Según el CIE-10 (1992), la dislexia, catalogada como trastorno específico del desarrollo del aprendizaje escolar en la lectura, es un déficit específico y significativo del desarrollo de la capacidad de leer que no se explica por el nivel intelectual, por problemas de agudeza visual o por una escolarización inadecuada. Pueden estar afectadas la capacidad de comprensión de lectura, el reconocimiento de palabras leídas, la capacidad de leer en voz alta y el rendimiento en actividades que requieren leer. A menudo se presentan dificultades de ortografía relacionados con el trastorno específico de la lectura, que suelen persistir durante la adolescencia, aun a pesar de que hayan conseguido progresos positivos. Los niños con trastornos específicos de la lectura suelen tener antecedentes de trastornos específicos del desarrollo del habla y del lenguaje y la evaluación exhaustiva de cómo se utiliza en lenguaje, pone a menudo de manifiesto otros problemas más finos. Además del fracaso escolar, suelen ser complicaciones: las faltas de asistencia a la escuela y los problemas de adaptación social, en especial en los últimos años de la escuela elemental y secundaria.

Tenemos el mito o la falsa creencia de que la dislexia se cura leyendo. En primer lugar, una persona disléxica, es una persona disléxica hasta el fin de sus días; la buena noticia es que podemos controlar esta dificultad específica de la lecto-escritura en la medida en que no la veamos como nuestra enemiga sino como parte de nosotros y hayamos adquirido estrategias para evitar sus errores y; en el segundo lugar, no solo leyendo se minimizan sus síntomas, se tiene que intervenir en muchas más áreas de desarrollo.

El Ser Humano es un ser compuesto por diversas inteligencias, (de las cuales seguro hemos oído hablar), sí, me estoy refiriendo a la Teoría de las Inteligencias Múltiples (1983) de Howard Gardner – psicólogo e investigador centrado en el campo de la educación-, las que son imprescindibles tener en cuenta para una eficaz intervención en cualquier proceso de aprendizaje con o sin dificultad añadida.

Basándonos en esta premisa, los síntomas de una dislexia no se disminuyen solo trabajando el aspecto lecto-escritor, sino también la psicomotricidad, el lenguaje, la viso-espacialidad y sobre todo, (y me atrevería a decir la más importante) el área afectivo-emocional del niño.

En el libro titulado Neuroeducación (2014) del investigador en neurociencia Francisco Mora, se explica que memorizar no es aprender y que para aumentar el saber es necesario la emoción, el deporte, la sorpresa y la experimentación. El área emocional de cada persona es un área tan importante como la de matemáticas o la de lenguaje y es la que facilita u obstaculiza el aprendizaje.

Los niños con dislexia son personas con una desarrollo de inteligencia dentro de lo esperado, e incluso, muchas veces por encima de lo normativo psicométrico, y son muy susceptibles a la percepción de la diferenciación que existen entre ellos y sus compañeros y compañeras. Carmen habla de la presión que tienen por partida doble: de los padres que quieren que tengan mejores resultados y de los docentes, poco preparados en esta materia, que no son capaces de adaptarse a sus necesidades y apoyarles adecuadamente.

Carmen nos ha narrado experiencias de su hijo que le han llegado a bloquear completamente. Ella es consciente de la importancia de aportar confianza y seguridad a su hijo y es un principio que quiere transmitir. Indagar y responderos a la siguiente pregunta: ¿Qué es lo peor que puede suceder si no alcanza los objetivos establecidos por un sistema educativo tradicional y poco innovador?

El estado anímico es un poder que todos poseemos y que según como lo auto-gestionemos será nuestro aliado o nuestro enemigo y en niños con dificultades es muy importante trabajar con prioridad la seguridad, la autoestima, el auto-control y el razonamiento emocional. “El bloqueo emocional es lo que realmente impide el avance”, dice Carmen.

Otra de las preguntas que quiere hacer Carmen a los padres con niños con esta dificultad es: “¿Estáis del lado del esfuerzo o del sufrimiento?” En la mayoría de las veces se confunde el esfuerzo con el sufrimiento. En vez de observar los errores que comete nuestro hijo en los deberes, el tiempo que tarda o la baja habilidad lectora, tenemos que focalizar nuestra atención en que se ponga hacer los deberes de forma autónoma, en su dedicación, en su responsabilidad, en que ha terminado los deberes, etc.; en otras palabras, darnos cuenta de los progresos positivos que hace sin hacer apreciaciones de lentitud y cantidad.

Carmen hace una clara distinción: “En el sufrimiento no hay motivación ni objetivo y en el esfuerzo hay motivación, progreso y objetivo real”

Hay que tener muy claro, y presente siempre, que tener dislexia no es solo cometer errores en la lecto-escritura sino que también ralentiza nuestro aprendizaje y nos hace que aflore antes la fatiga.

 Todos ponemos hincapié en los errores, por lo que, como dice Carmen, “Los niños con dislexia viven constantemente con un error y aprenden muy rápido que se van a equivocar” , “Un niño tiene dislexia y lo tiene en todo y eso le da mucha más lentitud” y el equipo Reaprende pregunta, ¿no ganaríamos más si les hacemos conscientes de lo qué son capaces de hacer también?

Luz Rello Sánchez (2014), ha realizado varios estudios sobre los errores lectores entre una persona sin dislexia y otra que tenía dislexia y concluía que una persona con dislexia entendía mejor los textos con errores, pues tiene una decodificación más global del texto ya que es consciente de los errores que puede cometer.

Por eso es tan importante que los niños acepten su dificultad, sean conscientes de sus errores y que se fomente un desarrollo emocional saludable para que ellos mismos recuerden a sus profesores que son disléxicos y que luchen contra todo pronóstico para alcanzar sus metas; sí, con más lentitud, sí, con más esfuerzo, pero felices.

Carmen le dice mucho a su hijo: “Eres disléxico, no vayas de sobraó, revisa”. Son conscientes de las dificultades que existen pero no se lo toman como algo malo, sino como algo que hace de su hijo único y que hay que tenerlo en cuenta en la vida diaria como algo normal. Es un ejemplo a seguir.

Por otro lado, Carmen apoya la labor del profesorado y enfatiza en la búsqueda de planes de lectura adecuados para niños con esta dificultad y desde su experiencia y su profundo conocimiento sobre la dislexia les dice: “Profes, os tenéis que meter en la piel de lo que se tarda”, “en 1º y 2º de Primaria puede tardar el triple de velocidad y se cansan mucho antes”, “Optimizad el trabajo para tener el resultado máximo”.

Efectivamente, seguimos estancados en frases tales como: “a leer se aprende leyendo y a escribir escribiendo” y, por circunstancia (ya sean políticas, económicas, burocráticas y un largo etc. que no tienen que ver con el Niño) muchos docentes no están preparados para adaptar las clases a sus capacidades.

No obstante, pequeños cambios como: aumentar las letras de los exámenes o imprimirlos en vez hacer copiar los enunciados, hacer exámenes orales, evitar la lectura en voz alta con todo el grupo y hacerlo en pequeños grupos, hacer seguimiento de la velocidad lectora, subrayar las palabras más difíciles de leer para el niño, aumentar el tiempo en la realización de los deberes/exámenes, evitar ejercicios repetitivos con un mismo objetivo, enfatizar en lo bien que lo hace aunque creamos que ha hecho poco y es lento; entre otros, no solo facilitarán el aprendizaje sino fomentarán un estado emocional firme y seguro que tanto necesitan.

Según se refleja en la Guía de de Dislexia para educadores (2013) de Madrid con la Dislexia,  cuanto más multisensorial y multidisciplinar sea el plan lector, mejores y más rápidos progresos tendrá el niño.

Finalizo con una frase hermosa de Carmen: “Dar una infancia a nuestros hijos que merezca ser recordada”. Máxima que debemos tener presente en los momentos de alegría pero aún más en los momentos de tensión.

 

BIBLIOGRAFIA:

Gardner, Howard (1983) Castellano Inteligencias múltiples. Paidos Ibérica.

Mora, Francisco (2014) Neuroeducación: Solo se puede aprender aquello que se ama. Ed. Alianza.

Rello, Luz (2014) Ph.D. Thesis. DysWebxia. A Text Accessibility Model for People with Dyslexia

Rello, Luz; Bayarri, Clara; Otal de la Torre, Yolanda, Pielot, Martin (2014) A

Computer-Based Method to Improve the Spelling of Children with Dyslexia

 

WEB:

Asociación Madrid con la Dislexia (2013) Guía de Dislexia para educadores. La dislexia en el aula: lo que todo educador debe saber

 

http://www.madridconladislexia.org/guia-de-dislexia-para-educadores/

No comments

Leave a reply

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

Esta web utiliza cookies para su funcionamiento. Revisa la política de cookies. Gracias

ACEPTAR
Aviso de cookies